lunes, 20 de febrero de 2017

A new letter to FAO regarding Venezuela


February 20, 2017
Mr. Jose Graziano da Silva
Director General of FAO
Rome
 Dear Mr.  Graziano da Silva:
                          FAO in Venezuela is a shameful organization
Last year, in March and May, I sent your office two letters in which I denounced the cynical behavior of the FAO representative in Venezuela, Mr. Marcelo Resende, see: http://lasarmasdecoronel.blogspot.com/2016/05/a-new-letter-to-fao-italy-about-its.htmlm .
These letters received no reply. In this new letter I wish to reiterate my complaint, given that the cynical attitude of FAO in Venezuela remains unchanged. It is truly unacceptable to see how FAO keeps supporting and congratulating the performance of the Venezuelan political regime in the availability and distribution sectors, against all public evidence to the contrary. There is no need to be a food and nutritional expert to see that Venezuela has been for several years now under a severe crisis. In 2016 the former secretary general of the United Nations had this to say: “On the Venezuela situation, we have been closely following the situation there. I know that the economic situation is very difficult, and there have been many protests expressed by the people, not only by political parties. Again, all these issues should be very seriously listened to, the voices of the people, and these issues should be addressed very seriously as soon as possible, respecting the freedom of assembly and freedom of the media. This is my comment on this, see: https://www.un.org/sg/en/content/sg/press-encounter/2016-10-03/transcript-secretary-generals-press-conference-palais-des

In spite of this and other abundant evidence to the contrary, in 2013 you presented a diploma to President Nicolas Maduro in your Rome headquarters “honoring achievements in combatting hunger”. Mr. Maduro gave his thanks in a speech, see: https://www.youtube.com/watch?v=lzOwYPLWxo8, in which he gave credit to former dictator, Hugo Chavez, for eliminating hunger in the country. This was received by your audience with much applause.

In June 2015 then Venezuelan Vice-president Arreaza (now replaced by a person fingered by the U.S. government as a drug kingpin) gave a speech in which he used official statistics that differ significantly from the findings of Venezuelan and non-Venezuelan independent observers such as CARITAS, see:  https://www.youtube.com/watch?v=W3SOO6kYyDk.
A December 2016 report by CARITAS reveals serious malnutrition in the four  Venezuelan states surveyed, see: http://www.actuall.com/wp-content/uploads/2017/02/L%C3%ADnea-Basal-del-Monitoreo-Centinela-de-la-Situaci%C3%B3n-Nutricional-Caritas-de-Vzla.pdf?mkt_tok=eyJpIjoiTmpCaU5tUmlObUV4TUdVMSIsInQiOiI3UE82dkx5bHF1K0tzSjNaVWplMVJJRThyelN2aUhBSTRkWWVMclNwS1liMHB3ZnBiNStQXC95cFM3cE4xclE0bDlDUHpBbnUrUWo0RFlSMHlMUHVyZ1BFekYzaTdEVkt6ajVrMktFc2szNTBMR1gzVGNqZlMralRrRlIxWmZwQlMifQ%3D%3D . In this report they talk about up to 25% of children surveyed with acute malnutrition; malnutrition of medium severity in the states of Zulia and Vargas; family food intake of very low quality, lacking in critical nutrients; people eating garbage found in the  streets and other horror stories.
Meanwhile Mr. Marcelo Resende, your man in Caracas, has kept arguing in favor of the Venezuelan regime and refusing to accept the existence of a humanitarian crisis in the country. Last year he said, see:   http://news.xinhuanet.com/english/2016-07/20/c_135528096.htm: “Marcelo Resende, Venezuela's representative for the United Nations Food and Agriculture Organization (FAO), told a food supply meeting that the south American country "is not in a position for humanitarian aid.. Freddy Bernal from the Local Committees for Supply and Production (CLAP) shared Resende's perspective through his Twitter account that Venezuela doesn't need humanitarian aid, opposing what leaders of the local right-wing opposition said. In April 2015, the FAO acknowledged Venezuela's fight against hunger, the eradication of poverty and guaranteeing food.
These and other FAO claims of support for a regime that has converted Venezuelans into beggars for food, instituting a perverse system by which they distribute low quality food bags (a source of immense corruption) to the Venezuelan people in exchange for political loyalty, constitute an immoral posture which has gained FAO much repulse from decent Venezuelans.
I ask you respectfully, once again, to put things right in Venezuela’s FAO office and in your own headquarters, so that your organization stops being an accomplice of the tragic crime being committed by the Venezuelan regime of Nicolas Maduro.
Sincerely,
Gustavo Coronel
Phone: 703-3567470
  





domingo, 19 de febrero de 2017

EL PEATÓN CIEGO TODAVÍA LE GANA A RAMBO



Ayer regresaba a casa después de comerme tres empanadas en Spring Street, Fairfax, dos de carne mechada y una de pabellón, excelentes las tres, cuando vi a un señor de bastón blanco levantado al aire cruzando la calle a corta distancia. Todos los autos paraban de inmediato, esperando su paso. En ambas aceras había señales que decían: Blind Person Crossing, Cruce de Peatón Ciego.  
Ello me hizo reflexionar sobre la importancia que se le da en países desarrollados a la persona minusválida, ya sea ciega, sorda, un niño, un anciano o alguien en silla de ruedas. En casi todas partes hay áreas y servicios especiales para ellos. En esencia, lo que esto significa es que la persona minusválida no tiene que quedarse en casa sino que puede, como en efecto lo hace, integrarse a la vida normal  en sociedad. Hay rampas para sillas de ruedas, signos y sonidos de ayuda para personas carentes de visión o de audición. En los hospitales hay empleados quienes hablan en lenguaje gestual para beneficio de quienes lo requieren.
Estos servicios y atenciones no se limitan a los seres humanos sino que se extienden a otros miembros del mundo animal y al mundo vegetal. Los gansos son especialmente protegidos, así como los perros o gatos que sirven de compañía a millones de personas que los alternan con (o hasta los prefieren a)  la compañía de humanos. La naturaleza es objeto de amor y cuidado.


Estas actitudes de respeto a la vida que existe  en  países organizados son causa y efecto de su alto nivel de desarrollo. En esas sociedades cada ser vivo es digno del mayor respeto y por lo tanto de la mayor protección posible.
En paralelo con este culto por la vida que se ejerce en USA y otros países desarrollados a título personal y ciudadano, existe un creciente culto tenebroso a la violencia. En USA mueren cada año unas 12000 personas víctimas de la violencia con armas de fuego. Y en las salas de cine la mayoría de las películas de hoy  tienen historias donde la violencia juega un papel importante. Basta recordar películas como “Pulp Fiction”  o “Rambo” para darnos cuenta de que Hollywood ha desarrollado un verdadero culto a la violencia, lo cual está afectando negativamente la conducta de los estadounidenses. Sin embargo, hay una gran  actitudinal diferencia entre el respeto a la vida que ejercen los estadounidenses de manera personal e íntima y el culto a la violencia que tiene características predominantemente impersonales,  ejercido por espectadores pasivos en el caso del cine y de la televisión, como testigos vicarios del espectáculo. Lo preocupante es que hay un porcentaje de testigos vicarios quienes eventualmente  internalizan el culto a la violencia y la convierten en parte integral de su personalidad.  
Afortunadamente todavía el respeto a la vida es apreciablemente mayor que el culto a la violencia, aunque es este culto a la violencia, el hecho de sangre, el que generalmente captura la atención de los medios de comunicación.  Los alumnos de la Escuela para Guías de Invidentes reciben mucho menos atención en los medios que el tipo que entra a una escuela con un rifle y mata a media docena de escolares. 2014 y 2015 han sido especialmente violentos en los Estados Unidos. 
Eventos violentos en las escuelas de USA, 1995-2015


Ayer regresé a casa, no solo con la barriga llena, sino reconfortado por saber que vivo en una sociedad que muestra  aprecio y respeto por la vida, ya sea la de un ciego, un ganso o una floresta y donde Rambo está todavía esencialmente confinado a las salas de cine. 

sábado, 18 de febrero de 2017

El rastrero comunicado de PDVSA en defensa de Tareck El Aissami


Ayer salió un comunicado que dice hablar por “las trabajadoras y trabajadores de PDVSA y sus empresas filiales” en incondicional defensa del “ciudadano ejemplar” que Tareck El Aissami. Dice textualmente (abreviado):
La Junta Directiva, las trabajadoras y los trabajadores de Petróleos de Venezuela, S.A. (PDVSA) y sus empresas filiales expresan su total e irrestricto apoyo al vicepresidente ejecutivo de la República, Tareck El Aissami, y rechazan categóricamente la injerencia del imperio norteamericano contra nuestra Nación. … Esta agencia estadounidense se abroga atribuciones extraterritoriales y pretende mancillar el honor de un ciudadano ejemplar.  La Clase Obrera Petrolera condena y protesta este nuevo intento …Estas acciones típicas, reiteradas del imperialismo y de sus lacayos regionales y nacionales de la oposición apátrida constituyen una infamia contra el Vicepresidente, Tareck El Aissami…Las trabajadoras y los trabajadores de la empresa nacional petrolera están conscientes de que se trata de un falso positivo … …los trabajadores de PDVSA Socialista, quienes siguen rodilla en tierra defendiendo el legado histórico de nuestros libertadores, del Comandante Eterno, Hugo Chávez, y el Gobierno Constitucional del presidente Nicolás Maduro. …. …No tolerará ninguna injerencia ni intervención contra el pueblo soberano venezolano, digno heredero de la Gloria de nuestros Próceres, y del Gigante Hugo Chávez…
Caracas, 17 de febrero de 2017
Lo primero que uno ve es que el comunicado habla en nombre de los 150.000 empleados y reposeros de PDVSA, lo cual es una mentira. A nadie en PDVSA se le pidió su opinión para que dijese si estaba o no de acuerdo con el comunicado. Lo que se hizo fue publicarlo y el que muestre inconformidad, pá fuera a ca….zo  limpio, como decía Ramírez. Lo segundo es que hablan de la protesta de “la clase obrera petrolera”, nada de gerentes o técnicos. Luego hablan de la decisión “extra-territorial” de los Estados Unidos, cuando lo que existe es una declaración de ese país sobre un ciudadano venezolano quien es, según ellos, un narcotraficante y un ladrón y no lo quieren ver por allá. Es un tipo a quien, basados en las investigaciones que han llevado a cabo, le están confiscando los bienes que pudiera tener en aquel territorio. En contraste con las investigaciones que USA ha llevado a cabo, en Venezuela no ha habido ninguna, como no ha habido ninguna sobre  Rafael Ramírez, a quien el TSJ absolvió por decreto de las denuncias hechas en su contra por la Asamblea Nacional, ni ha habido ninguna sobre los narco-sobrinos, sobre Reverol, sobre Carvajal, sobre los bolichicos, sobre Ruperti, sobre Del Pino, etc. Para el infeliz y rastrero autor del comunicado de PDVSA, El Aissami y estos otros personajes son impolutos, ejemplares, no hay que tocarlos.
Este comunicado revela el nivel de degradación moral al cual se ha llegado en Venezuela. La deshonestidad es ya al por mayor, por miles, ni siquiera se le da a cada venezolano la posibilidad de defender como individuo al régimen. Ahora la defensa es anónima, sin valor alguno. En la Venezuela del chavismo se le niega al individuo la posibilidad de emitir su opinión y se habla a través de comunicados en los cuales los 150.000 empleados de PDVSA y los 120.000 soldados de la fuerza armada son reclutados para defender al llamado “gigante” Chávez, el difunto traidor.

El peso de la prostitución de PDVSA descansa sobre los hombros de sus representantes: Del Pino, Martínez (ministro) y, en el pasado, Ramírez. Serán enjuiciados tan pronto caiga este régimen, no solo por su ineptitud como gerentes sino por ser integrantes del narco-régimen.    

viernes, 17 de febrero de 2017

La Fuerza Armada: el enemigo público número uno de la sociedad venezolana



NOTA: la generalización es siempre arriesgada y puede ser definida como injusta. Pido excusas de antemano a los militares dignos que se puedan sentir ofendidos por lo que digo aquí, pero creo necesario decirlo. Y, si alguien piensa que no estoy en lo cierto, vamos a debatirlo.

Un país de 30 millones de habitantes tiene un ejército de unos 120.000 hombres, una reserva activa (milicia) de 300.000 o más, unos 200 tanques, 50 estaciones lanzadoras de misiles, 33 cazas, otros 30 aviones de ataque, 10 helicópteros de ataque, 85 helicópteros varios, 6 fragatas, 4 corbetas y 2 submarinos. Este contingente debería tener, a lo sumo, unos  80-100 generales y almirantes, pero tiene casi 2000, según los expertos.  Es decir, veinte veces más de los necesarios. Aun cuando en toda la historia del país solo existieron tres generales en jefe hasta el siglo XXI, hoy tenemos al menos una docena, ya que el título es ahora dado como recompensa a quienes traicionan su misión de defender la Constitución, no se gana en el campo de batalla sino en los desfiles de zarzuela.
A pesar de que sus integrantes son generalmente de extracción popular la Fuerza Armada venezolana ha sido históricamente una institución con vocación de poder, alineada con las élites gobernantes. En democracia se ha disfrazado de demócrata y ha tenido que ser objeto de tratamiento especial por parte de los presidentes elegidos por el pueblo, a fin de mantener a sus integrantes bajo control. En dictadura han sido cómplices y hasta socios del régimen dictatorial de turno. En realidad, nuestras dictaduras más recientes, Gómez, Pérez Jiménez y Chávez/Maduro, han sido dictaduras militares. Así lo proclamaba Chávez, siguiendo el consejo del difunto Norberto Ceresole: “esta es una revolución pacífica pero aaaarmaaada” y así lo proclaman de manera desafiante los traidores que la manejan hoy, al hablar de la Unión Cívico-Militar que acogota al pueblo venezolano.   
Experimenté directamente la naturaleza parasitaria de la Fuerza Armada cuando desempeñaba labores como Director General de la Corporación Venezolana de Guayana, al recibir la visita de un General de la Guardia Nacional que venía con una larga lista de peticiones para su grupo: casas, vehículos, equipos y hasta remesas recurrentes de dinero en efectivo. Cuando le pregunté si ellos no recibían esto del ministerio de la defensa, me respondió que la CVG siempre le había dado todo lo que ellos pedían. Es decir, recibían un doble pago por hacer su labor, por llevar a cabo su misión de vigilancia. Hoy en día han perfeccionado este sistema inmoral al crear una empresa llamada CAMIMPEG que hará, entre otras tareas, labores de vigilancia en las instalaciones petroleras y mineras bajo contrato con PDVSA y otras empresas del estado. Es decir, cobrarán como contratistas para llevar a cabo su misión esencial.
Una Fuerza Armada excesiva, con equipos de alto valor, como los que les han comprado a Rusia y a China, equipos sub-utilizados y apenas sacados a la calle en Junio o Julio de cada año, o para celebrar el inepto e indigno golpe militar del 4 de febrero de 1992, no puede sino ser, como en efecto lo es, una institución parasitaria. En democracia, sus miembros de alto rango se convirtieron en adulantes del gobierno de turno para lograr promociones y hasta aceptaban que la barragana de un presidente anduviera de uniforme dando órdenes. En dictadura eran y son los agentes de represión por excelencia del dictador de turno. En época de Pérez Jiménez me sacaron a planazos de mi silla en el estadio de béisbol en Caracas, para darla  a un militar que quería ver el juego sentado. Una pequeña muestra del abuso de poder de esa gentuza que nunca se me ha olvidado.
Pero mi resentimiento por ser víctima de este abuso relativamente insignificante no es lo que me lleva a escribir de manera tan crítica sobre la Fuerza Armada venezolana. La evidencia de estos últimos años demuestra que esta institución representa una carga económica y social horrorosa sobre los hombros del país y es el factor más negativo, junto con la ignorancia ciudadana y el desastre petrolero, en el estado de crisis que sufre el país.
En efecto, la Fuerza Armada es hoy parte integral de la dictadura que ha arruinado al país y lo sigue victimizando. Sus miembros están involucrados en contrabando de extracción, en tráfico de drogas, en especulación dolosa con los alimentos, en trabajos bajo contrato en campos de actividad que desconocen. Algunos de sus integrantes de más alto nivel han sido designados por la justicia estadounidense como narcófilos. Por supuesto, entre más de 120.000 integrantes debe haber muchos quienes no son malandros, pero guardan silencio y ello los convierte en cómplices del crimen que la institución comete hoy contra la nación venezolana.
Esta situación es de la mayor gravedad para Venezuela. Significa que aun cuando caiga este régimen la institución seguirá existiendo, enquistada en el cuerpo administrativo y de decisión de la república, altamente contaminada por la corrupción y el desconocimiento de sus deberes. Con cualquier gobierno futuro seguirá representando una institución en la cual no es posible confiar.
¿Qué hacer? Aun cuando quisiéramos tener una varita mágica con la cual hacer desaparecer esta institución por arte de magia, ello no es posible. La realidad se impone. A menos que la institución llevara a cabo lo que Carlos Andrés Pérez llamó – en alguna ocasión – un “auto suicidio” esta institución parasitaria no va a desaparecer porque no tenemos el poder de hacerla desaparecer. El país es un rehén de esta institución. Lo mejor que podemos lograr es minimizar su magnitud y, por lo tanto, su influencia, irla convirtiendo lenta y progresivamente, en una institución más parecida a una policía nacional.   Y en paralelo llevar a cabo una labor intensa de concientización entre sus miembros, muchos de ellos muy ignorantes de sus deberes ciudadanos y muy imbuidos de sus privilegios castrenses. Habrá que irlos “domando”, como se doma a un potro salvaje, como hacía Betancourt, con una combinación de severidad y melosidad. Esta será una labor de años, quizás interrumpida por conatos de golpes gorilescos, una tendencia alimentada por la arrogancia y la falsa creencia entre muchos de sus miembros, de que son una institución de gente superior. Lo que hemos visto durante estos últimos 17 años nos lleva a la conclusión opuesta: son una institución de gente mediocre, rapaz y de poca conciencia cívica.

Representan hoy en día el enemigo público número uno de la nación venezolana

jueves, 16 de febrero de 2017

A regional intervention of the Venezuelan regime is now urgently required


During the last hours the Venezuelan regime has gone out of control, closing down access to CNN en español and Azteca TV. The action against CNN en español is in retaliation of the program in which they exposed the traffic of Venezuelan passports in the Middle East, which provided terrorists and other people with false documents to enter the U.S.  In parallel the Venezuelan Minister of Defense has published a communique, pretending to talk in name of the Venezuelan Armed Force, in which he expresses unconditional support for the Venezuelan vice-president Tareck El Aissami, who has been denounced by the U.S.  as a Drug Kingpin. The Venezuelan regime is not going to investigate El Aissami and is simply extending him a total absolution from the U.S. charges.
These latest actions confirm the rogue nature of the Venezuelan regime, a cruel dictatorship supported by the degraded armed forces. The chaotic social and economic situation of the country, combined with the posture of open defiance of international justice by the regime,  clearly justifies a regional intervention.
Intervention is a harsh word and most readers might think of an armed military intervention. Although such a type of intervention could eventually be required in Venezuela this is not what we are talking about. We are talking about a diplomatic, political and economic intervention of the Venezuelan regime, to be coordinated by the OAS. The regional organization can invoke the Inter American Charter against the Venezuelan regime and take steps to   isolate the regime politically and economically, while arranging massive humanitarian help for the Venezuelan people.


There is no more time to lose. 

miércoles, 15 de febrero de 2017

LAS ACCIONES DEL RÉGIMEN CHAVISTA CONFIRMAN LA NECESIDAD DE UNA INTERVENCIÓN REGIONAL


En las últimas horas el régimen chavista enloquecido arremete contra los medios de comunicación. El canal CNN en español acaba de ser sacado del aire en Venezuela, como represalia en contra del programa de este canal sobre el comercio ilegal de pasaportes venezolanos en el medio oriente, comercio que ha puesto a centenares de pasaportes venezolanos en manos de terroristas o de cualquier persona que pudiera pagar por ellos.
 En paralelo, el ministro de la Defensa, pretendiendo hablar en nombre de la Fuerza Armada venezolana, acaba de publicar un comunicado en el cual afirma que los Estados Unidos “pretende injustamente mancillar en su honorabilidad a Tareck El Aissami, formulando señalamientos absolutamente carentes de fundamento y legalidad”. Y agrega: “La institución castrense se solidariza con el Vicepresidente Ejecutivo de la República Bolivariana de Venezuela, Tareck Zaidan El Aissami Maddah, reiterándole el apoyo incondicional a su persona y su distinguido grupo familiar”.
De esta manera se reafirma la condición forajida del régimen, con una fuerza armada cuyos cabecillas son cómplices del régimen y lo mantienen en el poder por la fuerza de las armas. Esta es una razón adicional para que la región intervenga este funesto régimen.
 Se dirá que una intervención es imposible de llevar a cabo, pensando quizá  que se trata de una intervención armada. Aunque eventualmente pudiera tener que llegarse a este tipo de intervención, no es ello lo que proponemos. Hablamos de una intervención política y económica de la región en Venezuela, coordinada por la OEA. Esta intervención aplicaría la Carta Democrática Interamericana al régimen, estableciendo sanciones diplomáticas, políticas y económicas en su contra, aislándolo de la comunidad latinoamericana, dándole la ayuda y la cooperación posibles a los habitantes del país, hoy humillados y víctimas de los peores abusos.

Ha llegado el momento de rebelarse como región en contra del absurdo régimen chavista.  

El régimen chavista debe ser intervenido desde afuera


Como les parece esta oposición? 
A pesar de que las autoridades estadounidenses dicen que la acusación de narcotraficante y terrorista hecha a Tareck El Aissami es a título personal y no es contra el gobierno de Nicolás Maduro, es imposible que este desdoblamiento pueda darse en la práctica. Recordemos que Néstor Reverol, ministro del interior, también está indiciado de narcotraficante por el gobierno estadounidense. Lo sobrinos de los Maduro-Flores, la pareja “presidencial” venezolana, ya están en la cárcel en USA. Cabello está investigado en USA por ser uno de los zares del cartel de los Soles. Hugo Carvajal casi fue apresado en Aruba.
La plana mayor del régimen chavista está acusada por los Estados Unidos de narcotraficante. Para el gobierno de los Estados Unidos el régimen chavista es un narco-estado. Ello es lo que justifica la designación de Venezuela, del régimen de Maduro, como una amenaza para la región y, específicamente, para los Estados Unidos.
Hasta ahora las acciones severas de los Estados Unidos en contra del régimen chavista no se han concretado porque el Presidente Obama, combinado con el papa Francisco, habían decidido sacrificar la democracia venezolana en aras de una relativa estabilidad política en el Caribe. Pero hoy en día, con un presidente ideológicamente diferente en la Casa Blanca y con la alianza entre USA y el Vaticano debilitada por el cambio de actores políticos en USA, luce inevitable que se concreten  acciones más severas de los Estados Unidos y de la región en contra del régimen chavista.
En realidad, USA se ha comprometido ya a hacerlo, al designar al vicepresidente de Venezuela, Tareck El Aissami, como un narco-forajido. Esta designación obliga a los Estados Unidos a tomar medidas políticas más severas en contra del régimen venezolano. Al acusar a todo el tren presidencial venezolano de narcos, como lo han hecho, no pueden dejarlo ya de ese tamaño. Esa acusación presiona y le da municiones  a la OEA para que actúe en base a esta definición de forajido sobre el régimen venezolano y puede hasta abrir las puertas para una intervención regional en Venezuela.
Esa palabra intervención pone al sector político venezolano en alerta. Este es un término tabú, contra el cual se pronuncia desde la extrema izquierda hasta la extrema derecha venezolana. El síndrome de Cipriano, aquél basado en “la planta insolente del extranjero” todavía pesa muchísimo entre muchos políticos venezolanos, quienes critican las sanciones en contra del régimen venezolano porque son “los nuestros” y porque dicen que “esto lo arreglamos nosotros”. Frente a la acusación estadounidense en contra de El Aissami ya salió un mini-líder de la MUD (Stalin González)  con cara de susto a decir que “hay que esperar las investigaciones”. La oposición ha tenido años para investigar a El Aissami y ha guardado silencio. Lo que se conoce sobre El Aissami ha sido publicado por la prensa internacional y por los blogueros venezolanos en Internet, esos “guerreros del teclado” tan criticados por la oposición “moderada”.
Intervenir, como cuando una familia interviene a uno de sus miembros que se ha convertido en droga adicto, es un proceso perfectamente lógico y dirigido a salvar al droga adicto, no a perjudicarlo. En el caso específico de Venezuela esta intervención por parte de miembros de la familia (los países de la región) está hoy bastante más cerca de llevarse a cabo, ya que el país ha carecido, hasta ahora, de la capacidad de auto-enderezarse. Parece haberse ido acostumbrando a su condición de minusválido y requiere, por lo tanto, de un impulso externo para ayudarlo a salir de su laberinto.
Esta intervención debería haber sido hecha, hace tiempo ya, por las instituciones que existen para salvaguardar la constitución y el estado de derecho en Venezuela: el Tribunal Supremo, el Consejo Electoral, la Fuerza Armada, el Poder Moral, pero todas estas instituciones están hoy prostituidas y en manos de pandilleros indignos. Por ello es que se impone una intervención desde afuera.
Y no olvidemos que los criminales que salen deben ser enjuiciados. Nada de borrón y cuenta nueva.