martes, 15 de agosto de 2017

CARTA A VLADIMIR PADRINO LÓPEZ

Invasores cubanos en Venezuela

Leo un Comunicado firmado por usted como “General en Jefe” de la llamada Fuerza Armada Nacional Bolivariana y paso a comentarlo:
1.    Leerlo me produce rabia y tristeza. Rabia por leer un documento tan cínico y cursi. Tristeza por constatar que  usted utiliza la Fuerza Armada como un instrumento político, violando de manera grosera la Constitución del país.
2.    Dice usted que lo dicho por el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, representa una grave amenaza sobre la nación. Yo le digo que es una seria amenaza para ustedes, quienes mantienen al país en rehén, no para la nación. Al manifestar usted su “preocupación”, olvida la entrega indigna de soberanía nacional que el narco-régimen ha propiciado  por años, al no solo permitir sino promover el tutelaje que el castrismo cubano ejerce sobre Venezuela. Esta humillante sumisión no es amenaza sino realidad. La magnitud de la entrega que gente como usted ha hecho de nuestra soberanía, de nuestro dinero y de nuestra dignidad como pueblo, no tiene parangón en la historia de nuestro país. Por largos años Venezuela ha sido invadida por el castrismo cubano y gente como usted le ha abierto las puertas de manera aborrecible. No menos de $40.000 millones de dinero venezolano han ido a parar a los bolsillos del castrismo mientras nuestro pueblo sufre de toda clase de privaciones debido a la incompetencia y corrupción del régimen que usted defiende, violando su juramento militar
3.    Menciona usted algunas acciones del gobierno de los Estados Unidos, entre ellas la tomada por el Presidente B. Obama de definir a Venezuela como una amenaza para la seguridad de ese país. En ese momento los venezolanos entendimos que esta declaración no se refería a una amenaza militar, como ustedes si se empeñan en entender. ¿Qué amenaza podría representar  el ejército venezolano, en la situación de adiestramiento y de moral en la cual ustedes la mantienen, para una potencia militar que usted mismo califica como la mayor del mundo? La amenaza  mencionada por Obama, confirmada por la realidad actual, tiene que ver con la condición de narco-estado y de estado forajido en la cual ustedes han colocado al gobierno de nuestro país. Esta condición de narco-estado y de estado forajido es real, evidente ante los ojos del mundo, y representa una amenaza para la estabilidad política y social de toda la región americana. Venezuela no es solamente una tragedia nacional sino una tragedia regional y la miseria y la represión que ustedes han desatado sobre los venezolanos ha generado una masiva emigración que afecta ya a todos  los países de la región, en especial a los países vecinos.
4.     La amenaza que un narco-estado presenta a la región se hace más evidente por cuanto el tráfico de drogas no es una actividad en manos de criminales enemigos del gobierno sino una actividad fuertemente imbricada en la estructura gubernamental. Ello no es un secreto ni soy yo quien lo anuncia. La evidencia sobre esta estrecha asociación del tráfico de drogas con gente del gobierno, a los más altos niveles, es abrumadora y usted lo sabe y lo tolera. De manera que la energía que usted utiliza en indignarse en contra de los Estados Unidos debería, más bien, dedicarse a luchar en contra de estas lacras enraizadas en el gobierno que usted apuntala
5.      Habla usted de la “ilegales y alevosas acciones” emprendidas por el Secretario General de la OEA, Luis Almagro, en su llamado a aplicar al régimen venezolano la Carta Democrática Interamericana de “manera fraudulenta y absurda”. Le digo que su acusación en contra del Secretario Almagro no tiene respaldo entre la Venezuela decente, en el seno de la cual Almagro es un héroe, en la misma medida que ustedes son villanos. Muestra usted un gran descaro al decir que los informes de Almagro son “absurdos y fraudulentos”. Al contrario, son detallados y precisos y responden a la trágica realidad venezolana que todos vemos y que millones sufren. Encuentro increíble su negación de las lacras del régimen ante la abrumadora evidencia y solo puedo explicarla como producto de un cinismo que ya ha borrado de usted todo rastro de honestidad intelectual.
6.     Habla usted de una confabulación de gobiernos “de derecha”  bajo el patrocinio de los Estados Unidos para aislar al gobierno venezolano. Deje usted ya de hablar de derechas e izquierdas, términos que no significan nada en el contexto de la tragedia venezolana. ¿Quién podría definir al narco-régimen que usted integra como un gobierno de izquierda? En la región existen gobiernos democráticos y gobiernos como el venezolano, el cubano y uno que otro, que no lo son.  El narco-régimen venezolano carece de ideología política, está basado en la acción de una pandilla donde prevalecen la corrupción y el totalitarismo y se acerca mucho más al fascismo que a cualquier otro “ismo”. Su sustento no es ideológico sino patológico, exhibiendo un gigantesco complejo de inferioridad frente a los países civilizados, como lo demuestran los discursos del difunto, de su actual remplazo y de sus acólitos.
7.    Las sanciones individuales aplicadas por el gobierno de los Estados Unidos a funcionarios corruptos del régimen venezolano representan, hasta ahora, una de las pocas acciones efectivas tomadas por los gobiernos de la región en contra del narco-régimen. Se imponen con urgencia medidas diplomáticas y económicas de toda la región, a fin de debilitar aún más este funesto régimen que usted representa. La llamada Asamblea Constituyente, que usted defiende con entusiasmo, es una vulgar asociación de compinches, no representa al pueblo venezolano y sus decisiones carecen por completo de legalidad y deben ser desobedecidas por todos los venezolanos dignos. Defender ese mamotreto, producto de un fraude a la vista del mundo, lo hace a usted cómplice de uno de los peores crímenes que el régimen ha llevado a cabo en estos 18 años de violaciones y abusos de poder.
8.    Habla usted de un “subterfugio de la defensa de los derechos humanos y la libertad” por parte de quienes se oponen al desastre venezolano. Me parece predecible que usted defina la defensa de los derechos humanos como subterfugio, ya que usted es la cabeza visible de un ejército cuyos componentes se han caracterizado por violar esos derechos
9.    Acusa usted a los gobiernos que se le oponen de pretender apoderarse de nuestros recursos naturales. De nuevo es usted un cínico. Durante los 18 años del régimen que usted defiende hay dos países, Rusia y China, que se han ido apoderando de nuestros recursos naturales, por la vía de prestar dinero al régimen, dinero utilizado indebidamente, lo cual exige cada vez mayor endeudamiento. Estos dos países han encontrado la manera de ir comprando al régimen como compraba Mr. Danger a Lorenzo Barquero, dándole alcohol (dinero en su caso) para que perdiese toda voluntad  y apego a la soberanía. El dinero Ruso y Chino ha hipotecado la Faja del Orinoco y a Citgo a estos países, como es perfectamente documentable. Ustedes guardan silencio porque han encontrado una manera de participar en el desastre, a través de la llamada empresa militar CAMIMPEG, la cual carece por completo de tradición y experiencia petrolera.
10. Dice usted: “no es la primera vez que enfrentamos a un poderoso imperio” y cita al difunto. Este párrafo suyo merece ser citado textualmente porque ilustra su grado de acomplejamiento patriotero. Dice usted:
“¡NO ES LA PRIMERA VEZ QUE ENFRENTAMOS A UN PODEROSO IMPERIO! EL COMANDANTE SUPREMO HUGO CHÁVEZ FRÍAS, NOS LO ADVIRTIÓ EN MUCHAS OCASIONES Y NOS EXIGIÓ PREPARARNOS PARA ELLO. DESDE EL MISMO MOMENTO EN QUE LA REVOLUCIÓN BOLIVARIANA INICIÓ LA RECONQUISTA DEL INVALUABLE BIEN LA INDEPENDENCIA, LOS GRANDES GRUPOS DE PODER ACTIVARON SUS PERVERSOS MECANISMOS DE DOMINACIÓN, PARA ACABAR CON ESTE HERMOSO PROCESO QUE SE FUNDAMENTA EN LA JUSTICIA SOCIAL, LA IGUALDAD Y EL HUMANISMO, Y QUE POR TAL RAZÓN HA TENIDO QUE LIBRAR UNA FÉRREA LUCHA CONTRA EL SISTEMA CAPITALISTA MUNDIAL”, etc. etc. etc.
Denos usted un solo ejemplo de haber enfrentado antes a un poderoso imperio. Por qué si piensa usted en la guerra de la independencia en contra del imperio español, lo que existe hoy como ejército no existía. Lo que existía era el pueblo con un liderazgo de clase media, el cual luchó en contra de aquél imperio como lucha hoy en contra de su narco-régimen. Usted dice, con caradurismo, que el régimen chavista es un hermoso proceso fundamentado en la justicia social, la igualdad y el humanismo, blá, blá, blá… Perdone señor.  Si nuestra situación no fuese tan trágica esto que usted dice provocaría sonoras carcajadas. ¿Justicia social? ¿Igualdad? ¿Humanismo?  Vea a su alrededor, señor, y trate de buscarlos entre su gente. ¿Escarrá? ¿Darío Vivas? ¿Benavides Torres? ¿Ameliach? ¿Iris Varela? ¿Lucena? Esos conceptos que usted menciona son totalmente desconocidos en el seno de la pandilla. 
11.Su documento-proclama contiene párrafos inspirados en la escuela de Delpino y Lamas y en las grandilocuentes proclamas de los caudillos decimonónicos. Por ejemplo:  “EN ESTOS ACIAGOS MOMENTOS CUANDO SE CIERNE SOBRE LA NACIÓN LA SOMBRA TENEBROSA DE LA GARRA IMPERIALISTA, LA FUERZA ARMADA NACIONAL BOLIVARIANA REITERA SU VOCACIÓN PACIFISTA; PERO REAFIRMA EL SAGRADO JURAMENTO DE DEFENDER LA PATRIA Y SUS INSTITUCIONES HASTA PERDER LA VIDA SI FUESE NECESARIO. PERO NO MORIREMOS, VIVIREMOS PARA VENCER. NINGUNA POTENCIA O IMPERIO FORÁNEO NOS ARREBATARÁ EL DERECHO A SER LIBRES, SOBERANOS E INDEPENDIENTES. EN ESTA BATALLA NOS ILUMINA EL FUEGO INMORTAL DE NUESTROS LIBERTADORES, DE BOLÍVAR, DE ZAMORA Y DE CHÁVEZ, CUYO EJEMPLO DE LUCHA Y DIGNIDAD ES EL ESTANDARTE QUE SEÑALA LA RUTA HACIA LA GRAN VICTORIA”. Señor, todos tenemos derecho a ser cursis pero nadie tiene derecho a abusar. 
Finalmente, usted invita a todos los venezolanos y extranjeros que aman a Venezuela  a enfrentar estas amenazas. Rechazo esta invitación porque estoy muy ocupado enfrentando, no las amenazas que pueden o no concretarse,  sino las trágicas realidades que ya existen: el narco-estado, el gobierno forajido, la quiebra financiera del país, el colapso de PDVSA, la invasión cubana a Venezuela, el fracaso de las instituciones, incluyendo la suya, los fraudes prostituyentes, la corrupción de civiles y militares quienes han saqueado nuestra patria, la vergüenza que siento de ver a Venezuela en mano de gente como usted. Solo gente que ha perdido la brújula del verdadero patriotismo puede ser capaz de exclamar al final de su proclama patriotera: ¡CHÁVEZ VIVE… ¡LA PATRIA SIGUE! ¡INDEPENDENCIA Y PATRIA SOCIALISTA!

Si esto fuera dicho por el jefe de la Fuerza Armada en un país libre, democrático y de leyes eso sería una traición, señor. En Venezuela es la traición que ha conducido al desastre,  

Gustavo Coronel

Víctor Wolf Petzall, 1927-2017


Me entero por colegas de la muerte del geólogo Víctor Wolf Petzall, quien tuvo una larga y destacada carrera en la industria petrolera venezolana e internacional. Víctor hizo mucha de su carrera en Creole Petroleum Corporation y escaló posiciones cada vez más importantes dentro de la industria. Después de la nacionalización fue Director de Petróleos de Venezuela y Director de PDVSA (UK), la empresa filial en Londres. Después de su jubilación de la industria Víctor permaneció activo como Consultor, no solo en el campo geológico sino en múltiples aspectos gerenciales y técnicos de la industria.  Víctor estuvo casado con la extraordinaria colega Cecilia Petzall, ver: http://lasarmasdecoronel.blogspot.com/2013/12/un-recuerdo-para-cecilia-petzall-geologo.html , fallecida en 2013., quien se destacó como incansable editora y recopiladora de trabajos geológicos en el país. Formaron una pareja de geólogos que ennobleció nuestra profesión.
Tuvimos relativo poco contacto pero recuerdo su naturaleza reflexiva y cordial, la cual le valió mucho respeto de sus compañeros en el directorio de PDVSA.
Una anécdota nos relacionó. Fui a Barquisimeto en una ocasión, creo que en los años 70,  a una reunión de FEDECAMARAS, en la cual elegirían una nueva Junta directiva. Estaba sentado en la audiencia cuando se me acercó presuroso José Giacopini Zárraga, quien me preguntó; “Gustavo, aceptarías ser Director de Fedecámaras”? Esto me tomó de sorpresa y apenas respondí; “No tengo problemas, pero de donde sale esta oferta”? Y, José me dijo: “Sucede que nuestro candidato por el sector petrolero es Víctor Petzall,  pero Fedecámaras no acepta porque sus reglamentos establecen que solo pueden ser directores los venezolanos por nacimiento”.  Aquello me pareció tan absurdo que me negué a convalidar tal situación pero, siendo yo el único otro petrolero allí presente, fui enfrentado con una especie de mini-crisis institucional y tuve finalmente que aceptar. Estoy seguro que Víctor hubiese hecho un mejor papel que yo en el directorio de ese organismo, cuyo presidente en ese momento era el destacado industrial Alfredo Paúl Delfino.  

Víctor fue un ilustre venezolano y tuvo una larga y fructífera vida. Nuestras sinceras condolencias a Patrick y a toda la familia. 

lunes, 14 de agosto de 2017

La lenta implosión del narco-régimen


Hay, al menos, cuatro vías para terminar con la pesadilla chavista: la vía política, la vía económica, la vía de la rebelión ciudadana y la vía militar. Estas cuatro vías no son excluyentes y, en teoría, pudieran transitarse en paralelo. Hasta ahora, tres de esas vías han sido utilizadas por el pueblo venezolano pero de manera ineficiente y, por ello, como en el cuento de Augusto Monterroso, cada día que despertamos la bestia está allí.
La vía política ha sido esencialmente electoral. Por 18 años el país la ha estado transitando y, con frecuencia, alega haber sido objeto de fraude. Ese fraude ciertamente ha existido más de una vez, pero el país no ha sido capaz de perseverar en sus reclamos. Por algunos días o semanas después de cada acto electoral fraudulento el liderazgo democrático hace acusaciones y, de repente, un buen día guarda silencio y va de nuevo a otro torneo electoral, para ser nuevamente defraudado. Ese fracaso puede explicarse por nuestra incapacidad para aprender de nuestros errores y por  la cobardía de algunos líderes políticos. La incapacidad de aprender de nuestros errores ha sido tan grande que, aún hoy en día, una porción de la oposición política se prepara para unas nuevas elecciones fraudulentas, todavía manejadas por los criminales del régimen, controladas por quienes han sido identificados plenamente, por la misma oposición, como ilegítimos, corruptos y poco confiables.  
En paralelo a la vía electoral se han estado llevando a cabo tentativas de sanción política al régimen en los organismos regionales como la OEA, en el seno de la cual estas sanciones han fracasado, debido a la existencia de un grupo de pequeños países comprados por el petróleo venezolano que se niegan a aprobarlas. Los países miembros de Petro Caribe actúan como mercenarios y bloquean la aplicación a Venezuela de la  Carta Democrática Interamericana. La OEA no ha sido capaz, a pesar de tener a su lado el 90% de la población de la región, de actuar sin el lastre de esos mercenarios y, como resultado, está paralizada en su gestión.
La vía económica ha sido transitada casi exclusivamente por el régimen. La incompetencia y la corrupción que caracterizan al chavismo han logrado destruir económicamente al país. Hoy día, después de ingresos nunca vistos antes en nuestra historia, Venezuela está en bancarrota financiera y el narco-régimen ha terminado por entregarse en manos de Rusia y China, países que lo han estado financiando de año a año, obteniendo a cambio importantes tajadas de nuestros activos minerales y petroleros. Rusia y China han estado comprando el país a precio de gallina flaca. Cada préstamo que el régimen recibe de estos países aumenta la ruina financiera del país puesto que la deuda debe ser pagada con petróleo y cada barril que se destina a pagar esa deuda disminuye los ingresos nacionales y aumenta, por lo tanto, la necesidad que tiene el narco-régimen de endeudarse más y más. Esa carrera maldita hacia la ruina representa uno de los crímenes mayores de la pandilla chavista en estos 18 años y merece prisión perpetua para los cabecillas. En sentido económico el país está hoy inerme, progresivamente arruinado y llegará un momento en el cual se paralizará por completo. Esta vía conduce al suicidio de la gentuza chavista, un suicidio que dejará un país destrozado.
La vía de la rebelión ciudadana ha sido transitada de manera epiléptica por el país. Etapas intensas han alternado con etapas de pasividad casi total frente al régimen. En este momento una de esas etapas de mayor intensidad de rebelión ciudadana se ha debilitado debido a la mezquindad de una parte del liderazgo político. Los venezolanos nos sentimos traicionados por quienes han preferido la coexistencia pacífica con un  régimen al cual ellos mismos han definido como ilegítimo, violador de derechos humanos, cruel y corrupto. Esta es una vía que ha sido dolorosa y ha exigido grandes sacrificios del país, pero está siendo invalidada por la mediocridad del liderazgo político.
La vía militar no ha sido ensayada y, creo, no lo será nunca. La sola mención de esa posibilidad por boca de un presidente como Trump, quien tiene graves problemas de credibilidad, ha generado una reacción adversa fuerte por parte de países que han mostrado hasta ahora poco interés en ayudar a la democracia venezolana y hasta por la misma MUD, la cual  ha adoptado la sumisión como estrategia. Los países y líderes domésticos que oponen esa intervención militar están en lo correcto por las razones equivocadas. La intervención militar regional no es en principio  equivocada, es extemporánea, sobre todo al tener a Trump como promotor. Los países se oponen a tal intervención porque ella sería una bofetada al sector político y diplomático que ha permanecido inerme frente a la tragedia venezolana por estos años. Esos países, podría decirse, ni han lavado  ni prestan la batea. Quienes no han utilizado las vías de las sanciones políticas y económicas para ayudar a la democracia venezolana bloquean también la vía militar.
Y, entonces, se preguntará el lector. Como salimos de esta gentuza chavista? Vista la mediocridad del liderazgo mundial y doméstico que ha estado a cargo de hacer el trabajo (exceptuando a Almagro, Leopoldo, María Corina, Ledezma y los venezolanos de a pie), pienso que el narco-régimen solo saldrá del poder por la vía de una implosión financiera. Cuando el botín se agote y no pueda seguir llenando  los bolsillos de los miembros de la pandilla, entonces pelearán entre ellos. Esa, sin embargo, es la vía más ineficiente para salir de la tragedia venezolana.  Será  un proceso todavía largo, el cual costará miles de vidas venezolanas víctimas de la represión, el hambre y las enfermedades.
Lo peor de este desenlace es que dejará un país en ruinas materiales y espirituales, sin la aplicación de justicia, insatisfecho por no haber podido expulsar de su seno al narco-régimen por sus propios actos de rebeldía.



domingo, 13 de agosto de 2017

Rondón todavía no ha peleado…. ni tiene intención de hacerlo


El Libertador había recién instalado el Congreso de Angostura, lo nombrarían presidente y jefe de campaña para la liberación del territorio neogranadino. Se toparía, por el camino de Salitre de Paipa junto a las frías cordilleras andinas, con las tropas realistas de José María Barreiro mientras atravesaban el río Sogamoso. El ejército español tendría ventaja de terreno, pero los patriotas contaban con un as bajo la manga de Bolívar. La batalla no se decidía. Desde las once de la mañana se había encarnado la propia matanza entre ambos ejércitos, el combate no tenía dueño. Bolívar dijo con pesadumbre: "¡Se nos vino la caballería y esto se perdió!".  El Libertador dice que él mismo volteó hacia el negro Juan José Rondón y le dijo: "¡Coronel, salve Ud. la patria!", a lo que le respondió: "Es que Rondón no ha peleado todavía".
Esa leyenda se vino abajo ayer cuando el único miembro masculino del CNE, Luis E. Rondón,  quien se había rebelado en contra de las jineteras morales del organismo, se arrodilló frente a la Prostituyente y fue readmitido en el seno de las víboras.

Rondón no ha peleado ni tiene intención de hacerlo

Un reconocimiento para quienes informan sobre Venezuela


Soy uno de los 32 millones de venezolanos quienes han tenido que experimentar el horror del narco-régimen chavista. Han sido 18 años de desastres, abusos, privaciones para millones de compatriotas y de un progresivo proceso de embrutecimiento y humillación de un pueblo indefenso. En nuestra ya larga vida nunca habíamos visto nuestra patria nativa tan arruinada, tan disminuida. Venezuela, país de libertadores, escritores, pintores, músicos y atletas, de gente buena y cordial,  hoy  despierta la lástima del planeta, casi al nivel de Siria, de Haití y de los más desasistidos países africanos.
De esos 18 años de ignominia que ha sufrido Venezuela a manos de la barbarie chavista ya tengo 14 años fuera del país. He encontrado la tranquilidad y la posibilidad de vivir modestamente, como ciudadano honesto, en el gran país que es los Estados Unidos. A la Venezuela chavista, caracterizada por la corrupción y la crueldad de los iletrados, no regresaré jamás.   
Aunque ausente, Venezuela nunca ha estado fuera de mi mente. Desde el inicio de este miserable narco-régimen chavista he luchado en su contra con las únicas armas que poseo: mis denuncias verbales y escritas. Ello me ha llevado más de una vez al umbral de demandas por parte de quienes han robado y ahora utilizan su dinero mal habido para tratar, sin mucho éxito, de lavar su reputación. Muchos de estos criminales, con sus alforjas llenas de dinero sucio en el exterior, crean fundaciones, se asocian con centros de arte, donan dinero a candidatos presidenciales y actúan en el mundo civilizado como dueños de bancos, empresas financieras, restaurantes, salones de belleza o crías de caballos de carrera. Lavan su dinero pero todos los venezolanos decentes los conocen  y saben dónde se encuentran.
Sin embargo, no es una nueva  denuncia el motivo principal de esta nota. Esta vez  deseo reconocer públicamente a algunos de los venezolanos que luchan con tesón por ver a su país libre de la barbarie, venezolanos quienes no tienen armas otras que su dignidad y deseos de ejercer su  condición de buenos ciudadanos. De ellos recibo a diario información sobre el país y admiro ver la constancia con la cual transmiten, vía el milagro de Internet, las ideas de libertad, dignidad y democracia. Son héroes ciudadanos, de todos los días, incansables, sin pedir nada a cambio. Entre otros y de memoria agradezco a :  Corina Parisca, madre de María Corina Machado ; Corina Mondolfi, de quien recibo diarias noticias invalorables;  Daniel Duquenal, gran caballero del coraje; Alex Boyd, incansable luchador por la verdad; Miguel Octavio, extraordinario bloguero sobre asuntos financieros; María Teresa Van der Ree, Gran Dama de la resistencia democrática venezolana; Dr. Francisco Kerdel Vegas, ilustre venezolano, extraordinario catalizador de grandes ideas;  Iván Sánchez, perseverante transmisor de noticias sobre Venezuela;  Alex José Major, día a día, con la información; Manuel J. Romero, amigo de toda mi vida, aliado de todas las causas nobles;  Jorge Pardo Febres, como una campanita;  Carlos Bicelis, quien  mantiene a los petroleros informados; Lazlo Beke, con su magnífica recopilación de noticias sobre el acontecer cotidiano del país; Elio Ohep, Editor del muy útil Petroleumworld.com; Sergio Sáez y Francisco Monaldi, siempre al día en asuntos petroleros; Allan Brewer Carías en materias legales y constitucionales; David Morán, desde La Patilla; Thor Halvorssen, líder de la Fundación de Derechos Humanos.  Estos y muchos otros venezolanos de excepción suplen la ausencia de diarios que fueron independientes en una época pero que han sido comprados por el narco-régimen y ya no se dedican a la noticia sino a la propaganda oficial.
 Estos compatriotas nutren nuestra esperanza por una Venezuela futura donde impere la dignidad.   

sábado, 12 de agosto de 2017

Existen pasos previos a una acción militar regional en Venezuela

La opción militar planteada por Trump para el caso venezolano no tiene por qué ser la inmediata. Pensamos que todavía hay opciones diplomáticas y sanciones que no se han puesto en práctica y que pueden ser muy efectivas. La opción militar, de llevarse a cabo, no debería ser una iniciativa unilateral de los Estados Unidos sino una acción regional, de cascos azules. Sinceramente, no confiamos en la estabilidad mental del Presidente Trump.
Los pasos previos a una opción militar pueden incluir:
1.    El desconocimiento regional del narco-régimen de Nicolás Maduro. Ya Perú ha mostrado el camino. Que impide que los 20 países de la región que ya desconocen la prostituida Asamblea Constituyente puedan hacerlo? Estos 20 países representan el 90% de la población de la región. Esa medida aislaría y debilitaría significativamente al narco-régimen. Si la Unión Europea decidiera acompañar este paso, ello sería un noble golpe al malandraje chavista;
2.    Orden de captura internacional para algunos de los criminales del narco-régimen. Si ya han sido identificados como criminales, no es posible dar ese paso adicional?
3.    Acentuar las sanciones individuales y aplicar sanciones económicas, incluyendo las petroleras, bien combinadas con un programa humanitario masivo organizado por la región y coordinado por la Cruz Roja Internacional. Ello sería un doble golpe para el narco-régimen: uno a sus maltrechas finanzas y otro a su incompetencia, al no ser capaces de proveer de alimentos y medicinas al  pueblo
Solamente de no ser efectivas estas medidas se puede pensar en una opción militar de la región, una acción policial, más que militar, ya que no hay intención de ir en contra del país sino en contra de la pandilla que mantiene al país en rehenes. Esta acción estaría diseñada para poner a los malandros en la cárcel, una pandilla de varios centenares de ladrones y violadores de la leyes venezolanas.
La situación interna de Venezuela es caótica. Se ha agravado más aún en los últimos días  ya que una porción del liderazgo político ha hecho caso omiso de lo que más de siete millones de venezolanos decidieron en la consulta popular del 16 de julio. Allí respondieron afirmativamente a las tres preguntas que se le plantearon. La tercera decía:
3) ¿Aprueba que se proceda a la renovación de los poderes públicos de acuerdo a lo establecido a la Constitución, y a la realización de elecciones libres y transparentes así como la conformación de un gobierno de unión nacional para restituir el orden constitucional?
Sin embargo, parte de la MUD y de la Asamblea Nacional han desconocido ese mandato. No solo guardan silencio frente a la renovación criminal que hace la prostituida Asamblea Constituyente de la presidencia de Maduro y de las jineteras morales del CNE, sino que acceden a compartir su recinto con la prostituyente, una acción de vergonzosa sumisión.  Más aún, se preparan para ir a unas elecciones guiadas por las jineteras morales del CNE, las cuales ni serán libres, ni serán transparentes, ni serán las que exige el país, es decir, elecciones presidenciales.
Los venezolanos no votamos por esta bajada de calzones de los líderes de la oposición. Por ello, aunque mis buenos amigos me regañen de nuevo por mi intemperancia, digo que Henri Falcón, Manuel Rosales y quienes los siguen, están entregando el país en manos del narco-régimen, insistiendo en coexistir pacíficamente con el malandraje chavista. Así lo dice hoy, una vez más, en vulgar declaración patriotera Henri Falcón: Insolente Trump. Este peo es nuestro. Resuelve los tuyos que son bastante”. Le digo al fino Falcón que el problema venezolano en manos de gente como él no se resolverá jamás.
Hay dignos líderes venezolanos presos físicamente por el narco-régimen, por defender nuestra democracia y nuestra libertad.  Hay, tristemente, líderes de la oposición mentalmente presos por el narco-régimen, debatiéndose entre sus apetencias personales de poder y sus prejuicios patrioteros sobre la “planta insolente del extranjero”. Ya vendrán los discursos grandilocuentes y patrioteros de Escarrá, de Padrino López y Darío Vivas o María iris varela, los cuales tendrán eco en Falcón, Rosales y algunos otros súper-patriotas que, sin embargo, oxigenan hoy de manera sumisa a un narco-régimen que es rechazado por el 90% de los venezolanos.
Venezuela está en un caos que llama a cada venezolano a examinar su conciencia.  ¿Queremos ser parte de la podredumbre chavista, cueva de narcotraficantes, ladrones, lavadores de dinero y violadores de los derechos humanos? ¿Queremos negociar con este malandraje? ¿Queremos coexistir pacíficamente con ellos e ir a unas elecciones manejadas por ellos, las cuales serán amañadas, como ya está documentado hasta la saciedad? ¿Tiene razón Falcón al decir que el problema venezolano solo lo resuelven venezolanos como él? ¿Está haciendo la MUD lo que el país le dijo el 16 de Julio que hiciera? ¿ Es barrer la basura debajo de la alfombra limpiar verdaderamente la casa? ¿Ahora que el mundo parece estar decidido a ayudarnos, vamos a rechazar su ayuda porque ella "interviene" en nuestros asuntos?  ¿No nos da vergüenza que el  presidente del Perú rechace hablar con el dictador Maduro mientras alguna de nuestra oposición lo valida con sus cobardes acciones?
Todos los venezolanos debemos adoptar una posición. Yo estoy a favor de la salida del poder del narco-régimen, lo antes posible. Estoy en contra de cualquiera modalidad de coexistencia pacífica con el narco-régimen. Rechazo la actitud sumisa e interesada de algunos falsos líderes de nuestra oposición. Celebro la decisión que muestra el mundo externo al rechazar y condenar al narco-régimen chavista. No me opondría a una acción policial regional en contra de ese narco-régimen, sobre todo porque ya vemos como parte del liderazgo político venezolano no es capaz de mantener una postura de digna resistencia frente a la dictadura. Reconozco el liderazgo de Leopoldo, María Corina y Antonio Ledezma y de los líderes jóvenes hoy en prisión o en la resistencia.  Admiro esa resistencia digna e indoblegable de millones de venezolanos quienes se merecen un país decente. Desprecio el lumpen semi-analfabeto que integra la soldadesca del narco-régimen y vive de las limosnas que les dan los dirigentes de la pandilla. Compadezco al pueblo pobre venezolano que creyó en esos bandidos y que hoy está en peor situación que la que tenía al llegar el chavismo al poder, porque ellos solo son culpables de haberse dejado engañar por las promesas de los ladrones. Combato a quienes en Venezuela y en el exterior están vendidos al narco-régimen por dinero y privilegios, desde los miembros de la prostituyente hasta los miserables embajadores del régimen y los mercenarios políticos e intelectuales que reciben su pago en varios países del mundo.

La pelea es peleando y me siento orgulloso de pertenecer a una Venezuela que nunca se rendirá, al gran ejército de la diáspora venezolana. 

jueves, 10 de agosto de 2017

WATERGATE Y MADUROGATE: Dos procesos culturales


Uno piensa en WATERGATE y en la tragedia venezolana como procesos esencialmente políticos aunque, en realidad, han sido procesos esencialmente culturales. Lo sucedido en ambos casos responde  a la fisonomía cultural de los países en los cuales se han desarrollado. A comprenderlo así me han ayudado no solo las vivencias directas de lo que ha estado sucediendo en Venezuela sino dos libros espectaculares sobre la calidad de la justicia, de las instituciones y de la sociedad en Inglaterra y Estados Unidos.
El primero  de ellos es “The Lion and the Throne”,  la biografía de Sir Edward Cooke,  escrita por Catherine Drinker Bowen.  Cooke fue el Attorney General  (Fiscal General) de la Reina Isabel I, nombrado en 1594. Cuando él fue a verla le dijo: “Aquí viene a presentarse ante usted su fiscal qui pro Domina Regina sequitur”. Y ella le respondió: “Voy a alterar esta forma para que diga: “attornatus generalis qui pro Domina VERITATE sequitur”,  es decir, no el fiscal de la Reina sino el Fiscal que actúa en nombre de la verdad”. Esta es una primera característica de la justicia inglesa, aún en el Siglo XVI, que difiere significativamente de la actitud prevaleciente en la cultura absolutista que caracterizó por mucho tiempo la monarquía española, de la cual hemos derivado mucha de nuestra cultura jurídica.  Este mismo Edward Cooke fue luego miembro de la Cámara de los Comunes, durante el reinado de Jaime I, desde la cual lideró la actividad parlamentaria diseñada para limitar el poder de la monarquía, proceso en marcha durante los reinados de Isabel I, de Jaime I y, luego, de Carlos I, desembocando en la ejecución de este rey por decisión del protector Oliver Cromwell. 
El segundo es el no menos espectacular libro titulado “To Set the Record Straight”, del juez John Sirica, quien fue el juez federal encargado del juicio de lo que se llamó WATERGATE. Como se recordará, este proceso comenzó con el juicio a cinco personas acusadas de entrar de manera ilícita a las oficinas del partido Demócrata situadas en el edificio WATERGATE de Washington, durante la campaña presidencial que llevó a la re-elección de Richard Nixon en 1972. Este juicio comenzó como un caso de crimen común y allí hubiera quedado, si no hubiera sido por la participación pro-activa del juez Sirica, quien sospechó desde el primer momento que los criminales guardaban silencio para encubrir a miembros del tren gubernamental de Nixon. Sirica dice que él era republicano y había votado por Nixon, pero no podía dejar que el juicio se limitara al castigo de la pandillita, la cual se había declarado culpable pero guardaba silencio total sobre la identidad de quienes los habían enviado a delinquir. Por ello, decidió imponerles una sentencia provisional y les dijo: “Si dentro de tres meses nadie ha querido hablar, confirmaré esta sentencia”. Durante ese período, uno de ellos, James McCord, habló. En carta a Sirica acusó a John Dean y a Jeb McGruder, ambos funcionarios cercanos a Nixon, de haber colaborado en la conspiración de silencio. De allí en adelante, el proceso fue uno de admirable comportamiento por parte del sistema judicial estadounidense y de gran coraje cívico por parte del Attorney General de Nixon, Elliot Richardson y del Fiscal Especial a cargo de la investigación, Archibald Cox. Al descubrirse la existencia de cintas grabadas con conversaciones entre Nixon y sus asistentes, el juez Sirica produjo una Citación (Subpoena) al presidente para que las entregara. Nixon se negó al principio aduciendo Privilegio Presidencial. Ello llevó a una de las más serias confrontaciones entre el poder judicial y el poder ejecutivo en la historia del País. De esa confrontación salió victorioso el poder judicial, pero no antes de que Cox fuese despedido por Nixon, que Richardson renunciara en solidaridad con Cox y que Sirica estuviera a punto de citar al presidente Nixon por rebeldía ante la Corte. A última hora, Nixon, muy debilitado políticamente por la despedida de Cox y el escándalo de su vicepresidente Spiro Agnew (confeso de aceptar sobornos durante su etapa como Gobernador de Maryland y en la vicepresidencia) fue obligado a entregar las cintas y ello finalmente llevó a su salida de la presidencia.
Al leer estos dos libros he llegado a pensar que las actitudes prevalecientes en el caso WATERGATE en Estados Unidos tuvieron su raíz histórica en las grandes batallas entre poderes que se llevó a cabo en la Inglaterra Isabelina, de Jaime y de Carlos I.  La Ley anglosajona descansa sobre precedentes y el Juez Sirica, heredero de Cooke, echó mano del único precedente de Citación presidencial existente en los Estados Unidos, el hecho por el Juez Marshall al Presidente Jefferson para que entregase una carta durante el juicio a Aaron Burr. Sirica se basó en este caso para decidir que el interés público exigía la entrega de las cintas y que el Presidente Nixon no podía tener la última palabra sobre cómo aplicar el privilegio presidencial.  
Existía, pues, el legado histórico de un sistema judicial progresivamente independiente a través de los siglos y de un parlamento cada vez más autónomo. Ambos poderes funcionaron en el caso WATERGATE y la sociedad estadounidense pudo expulsar  a los criminales del poder. En WATERGATE no se disparó un solo tiro. Ni el secretario de Defensa o al alto mando militar tuvieron algo que decir. Nadie se presentó en la televisión en ropa de campaña militar y actitudes gorilescas. Hubo justicia. En ese proceso hubo grandes héroes en el poder judicial y en el Congreso de los Estados Unidos, así como hubo grandes villanos en el poder ejecutivo, en manos de gente poco escrupulosa y decidida a mantenerse en el poder a toda costa.  
MADUROGATE ha sido un proceso dominado por la cultura prevaleciente en nuestros países de raíces ibéricas. Comienza con la arbitraria imposición hecha por Hugo Chávez de un favorito como su sucesor. Este favorito, un reposero chofer de autobús, inculto y adoctrinado por la Cuba Castrista, ni siquiera es Venezolano o, al menos, nunca ha presentado pruebas válidas de serlo. En una muestra de lo que ha sido una persistente cobardía cívica de quienes controlan  las instituciones venezolanas, el Tribunal Supremo de Justica ha decidido que un extranjero si puede ser Presidente, contrariando así lo dispuesto en la Constitución. Por su parte, la oposición organizada en la MUD nunca le ha pedido a Maduro constancia de su nacionalidad ni siquiera ha querido hacer de ello una razón para declararlo ilegítimo. Este chofer inculto y extranjero ganó la presidencia en elecciones fraudulentas rechazadas en principio por el gobierno de los Estados Unidos, excepto que la oposición decidió callar por temor al derramamiento de sangre. El silencio de la oposición llevó a los países de la región a guardar igual silencio. Progresivamente Maduro violó la Constitución, abusó de la población venezolana, mientras la oposición mantenía una gran pasividad. Las instituciones del país fueron y han sido totalmente controladas por el poder ejecutivo. El Tribunal Supremo de Justicia está al mando de un asesino e integrado por ladrones e incompetentes. El Consejo Nacional Electoral está integrado por un grupo de harpías y jineteras morales. La Fuerza Armada, eterna institución parasitaria de Venezuela, apoya con las armas al régimen y ha sido recompensada con el monopolio del narcotráfico, del contrabando de gasolina, de la distribución de alimentos con la cual hacen grandes ganancias y con participación en el saqueo de PDVSA. No se molestado nunca el sector militar en decir que este régimen es ilegítimo. La Asamblea Nacional, el último bastión de democracia que quedaba en el país, ha sido remplazado por la vía de la fuerza bruta por una Asamblea Constituyente abusiva, ilegal, integrada por 535 malandros y semi-analfabetos, adulantes, ladrones y lavadores de dinero. Hace cuatro meses estalló una rebelión ciudadana abierta y hace semanas se llevó a cabo una consulta popular en la cual más de siete millones de venezolanos apoyaron las tres preguntas de la consulta: 1. Rechazo de la Constituyente; 2. Pedir a la Fuerza Armada que mostrase su apego a la Constitución y 3. Apoyar la constitución de instituciones paralelas.
¿Qué ha hecho la oposición con este mandato? Se prepara para participar en unas elecciones regionales bajo las reglas e instituciones del régimen que han denunciado como corrupto, abusivo y dictatorial.
Como podrá apreciarse, en nuestro país no ha funcionado la justicia, no ha prevalecido la autonomía de las instituciones, no se ha llamado al botón al “presidente” y la oposición, es decir, el país democrático ha decidido, una vez más, transarse por las buenas con el régimen e ir a un proceso electoral bajo sus reglas, validando así a un régimen que ha sido condenado por los venezolanos y que cuenta con un 90% de rechazo entre la población. El proceso de MADUROGATE no está llevando a la salida del narco-régimen sino a un acomodo con él.  Y esto es atribuible a lo que yo debo llamar cobardía cívica por parte de nuestro liderazgo.
Pero, esperemos un momento. En paralelo con estos acomodos existe en Venezuela una posición valiente. Hay líderes como Leopoldo López, Antonio Ledezma y María Corina Machado quienes han decidido actuar en base a sus principios y no en base a sus intereses personales. Hay una fiscal general quien, de ser cómplice del régimen por años, ha pasado a ser el único ejemplo de dignidad entre los funcionarios del régimen. Tanto es así que lo primero que ha hecho la prostituida Asamblea Constituyente es despedirla, como Nixon despidió a Cox. Cuando Cox fue despedido, su jefe Richardson renunció. En Venezuela nadie ha renunciado en solidaridad con Ortega Díaz. El Congreso de USA inició el proceso de “Impeachment” de Nixon. En Venezuela la oposición ha salido corriendo a inscribir candidatos para las elecciones regionales. El proceso venezolano ha estado signado por la cobardía cívica de una porción de la oposición. Como resultado, el pueblo venezolano está confundido. Paradójicamente, el mundo externo está actuando con mayor decisión que la oposición interna. 40 países desconocen a la Constituyente, Maduro y sus malandraje han sido sancionados por el gobierno de los Estados Unidos. Viajar al exterior para estos malandros se hace cada día más difícil. Sus fortunas mal habidas depositadas en el exterior son objeto de acciones confiscatorias o de investigación. En Australia, en Francia, en USA, en Argentina los abuchean y los estigmatizan. Nadie los quiere.
WATERGATE y MADUROGATE han sido dos diferentes procesos culturales. Estas diferencias culturales durarán mientras los venezolanos pensemos que solo se necesita una nueva constitución, una nueva ley, para resolver nuestros problemas. Por ello tenemos ya 28 constituciones, todas violadas e irrespetadas mientras que no solo los chavistas sino grupos de la oposición están pidiendo una más.

La solución venezolana solo puede venir con un cambio significativo de actitudes ciudadanas, de coraje cívico. Nuestro problema no es genético, no es de cromosomas, es de actitudes.